Return to top
LOS FUNDADORES
LOS FUNDADORES

LOS FUNDADORES

LOS FUNDADORES

Natural de Brescia, no solo de nacimiento sino también por carácter. Su historia humana y empresarial deriva de un deseo de libertad: libertad para elegir y experimentar, así como una gran disposición para iniciarse en la línea de la empresa. Una mezcla de imprudencia y seriedad, espíritu de innovación y confianza en las personas, junto con la  meticulosidad y el sentido de responsabilidad, hacia sí mismo y hacia los demás, un valor esencial transmitido por sus padres. Combina una profunda conexión con sus raíces de la región con un espíritu emprendedor, que no heredó de su familia, sino que construyó día tras día y compartió con su amigo Massimo, con quien creó  Antares Vision.


Una amistad que nació en las aulas universitarias y aún continúa hasta nuestros días, a través de reuniones de trabajo y desafíos exigentes, asumida con la alegría de alguien que tiene la suerte de hacer un trabajo que es, ante todo, pasión y diversión. La pasión de Emidio por la optoelectrónica se corresponde con su pasión por la música. Toca los teclados con un gran grupo de compañeros de trabajo, con quienes ha formado varias bandas que ensayan por la noche en las salas de ensayo de la empresa.

Nació en Iseo, en el lago con el mismo nombre, y creció en el Monte Isola, donde aún vive. De su familia, ha heredado la precisión y ética del trabajo, combinado con una evolución ascendente que explica, en parte, su historia humana y empresarial. A diferencia de Emidio, él es más instintivo, le encantan los desafíos y cuando se propone un objetivo, pone todo su esfuerzo hasta que lo consigue.

Esta es una característica de su temperamento que también muestra su gran pasión por el deporte: correr, hacer ciclismo o natación, que practica en su tiempo libre y que ha influido en muchas de las personas que trabajan con él, formando grupos de aficionados que practican los diversos deportes. Cuando habla de trabajo, la palabra que usa con más frecuencia es play, juego, y no se debe entender como superficialidad sino como la voluntad de no tomarse demasiado en serio el trabajo, experimentándolo como una competición saludable, donde el trabajo en equipo es más importante que la gran reputación.

LOS FUNDADORES
LOS FUNDADORES